Sesión No. 1: MijailBakunin: La Instrucción Integral.

Seminario Militante Universidad Pedagógica Nacional / Proyecto de investigación:    Anarquismo, Educación y Pedagogía / Ponencia Sesión No. 1: MijailBakunin: La Instrucción Integral. / Primer Bloque Temático: Reflexiones Teóricas y Experiencias/ Martes 18 de Septiembre de 2012/ Por Rafael

“Para que los hombres sean morales, es decir, hombres completos, en el pleno sentido de la palabra, se necesitan tres cosas: un nacimiento higiénico, una instrucción racional e integral, acompañada con una educación fundada sobre el respeto al trabajo, a la razón, a la igualdad y a la libertad, y un medio social donde cada individuo goce de su plena libertad y se realmente, de hecho y de derecho igual a los demás”

MijailBakunin[1]

Introducción

Mijail Bakunin, el gran revolucionario ruso que hizo temblar los cimientos de la sociedad burguesa y que fortaleció teóricamente la utopía libertaria de un mundo sin explotación ni dominación, ayudó a reconfigurar la apuesta socio-política de una educación anarquista, ya planteada por Godwin y Proudhon.[2] No obstante, es necesario recordar la praxis ácrata que realizó Bakunin en su vida como defensor de la clase obrera pues el anarquista ruso fundó la Alianza Internacional de la Democracia Socialista y participó en la creación de la I Internacional junto con Marx y Engels. De la misma manera, tuvo una participación activa  en la comuna de París y en las insurrecciones armadas de Dresde, Lyon y Boloña.

Sobre la comuna de París, ese intento fallido de llevar a la realidad el sueño de una sociedad anarquista, Bakunin dirá: “Soy un partidario de la Comuna de París, la que no obstante haber sido masacrada y sofocada en sangre por los verdugos de la reacción monárquica y clerical, no por eso ha dejado de hacerse más vivaz, más poderosa en la imaginación y en el corazón del proletariado de Europa; soy partidario de ella sobre todo porque ha sido una audaz negativa del Estado.”[3]

Esa negación del Estado de la que hablaba Bakunin, refiriéndose a la Comuna de París, va a estar presente durante toda su obra y se sumará a su ateísmo militante, su fanatismo por la libertad y su lucha por una sociedad igualitaria a través de “la organización espontánea del trabajo y de la propiedad colectiva de las asociaciones productoras libremente organizadas y federadas en las comunas”[4]

Por otro lado Frank Mintz, asegurará que Bakunin dejó a los corazones libertarios una triple herencia: “el rechazo, en nombre de la revolución social emancipadorade la explotación de las clases dirigentes, cualquiera sea su forma, del capitalismo, con o sin religión, con o sin marxismo en el poder; la defensa de un anarquismo social indiscutiblemente unido al sindicalismo de acción directa que nace con la AIT –Asociación Internacional de los Trabajadores– en 1864; [y] el buscar el autoritarismo para rechazarlo, bajo las diferentes manifestaciones del poder, incluso provisorio, entre los militantes libertarios.”[5]

En fin, Bakunin fue un agitador y subversivo ácrata que dio vida al anarquismo y a la revolución social. Sin embargo, sería una violación al pensamiento de Bakunin olvidar su aporte teórico a la educación  libertaria pues, como se dijo al inicio, el anarquista ruso ayudó a su reconfiguración socio-política. Lo anterior, se manifestó principalmente en su tesis sobre la instrucción integral donde comprende la importancia de la unión del trabajo intelectual y manual del educando en su formación.

División del trabajo manual e intelectual y lucha de clases

El sistema capitalista conduce a la separación del trabajo manual del intelectual donde unos individuos piensan en sustraer plusvalía a través de su conocimiento mientras que otros solo tienen su fuerza de trabajo para vender. De esta manera, se genera una división del trabajo dentro del mismo seno de la producción que conduce a una desigualdad gigantesca entre las dos clases antagónicas de la sociedad.  “Evidentemente, dirá más tarde Kropotkin, estamos divididos en dos clases: por una parte, los productores que consumen muy poco y están dispensados de pensar, porque necesitan trabajar, y trabajan mal porque su cerebro permanece inactivo; y por otra parte, los consumidores que producen poco tienen el privilegio de pensar por los otros, y piensan mal porque desconocen todo un mundo, el de los trabajadores manuales.”[6]Esa dialéctica en el mundo del trabajo se ve reflejada en la educación, pues los hijos de los obreros se ven obligados a ser mano de obra barata y por esto reciben una enseñanza precaria o viven en la completa ignorancia, a la vez que los hijos de los burgueses que serán los futuros dueños de los medios de producción y que acumularán dinero por medio de la explotación y el pillaje, reciben una educación privilegiada y superior.

La grieta en la educación agudiza la lucha de clases ya que, como afirmará Bakunin, “mientras haya dos o varios grados de instrucción para las diferentes capas de la sociedad, habrá necesariamente clases, es decir, privilegios económicos y políticos para un pequeño número de afortunados, y la esclavitud y la miseria para todos”[7]. Del mismo modo Bakunin, mirando la futura sociedad anarquista, verá la importancia de un cambio radical en el sistema educativo ya que  “quien sepa más dominará naturalmente a quien menos sabe y no existiendo en principio entre dos clases sociales más que está sola diferencia de instrucción y de educación, esa diferencia producirá en poco tiempo todas las demás y el mundo volverá a encontrarse en su situación actual, es decir dividido en una masa de esclavos y un pequeño número de dominadores, los primeros trabajando, como hoy en día, para los segundos”[8]

Pero el revolucionario ruso no solo analizó la educación de su época sino que va a proponer, siguiendo el camino trazado por Proudhon, una instrucción integral para las masas desposeídas.

La Instrucción Integral. Enseñanza al servicio de la revolución y las clases explotadas

Antes de Bakunin, Proudhon ya había enunciado una instrucción integral basada “por un lado en hacer que el alumno recorra la serie entera de los ejercicios industriales pasando de los más sencillos a los más difíciles, sin distinción de especialidad; por otro, en desprender de estos ejercicios la idea contenida en ellos, como tiempo atrás se sacaron los elementos de las ciencias de los primeros instrumentos de la industria, y en conducir al hombre, de la cabeza y de la mano a la filosofía del trabajo, que es el triunfo de la libertad” [9]Así, el teórico francés estableció “ una relación dialéctica entre la escuela y el mundo del trabajo, al sostener que la escuela-taller sucedería a la escuela dogmática que rechazaba el mundo de la producción y el trabajo.”[10]Proudhon sembró las primeras semillas de la educación libertaria que florecerán con Bakunin quien será el más importante defensor de una instrucción para los oprimidos que “debe ser igual en todos los grados para todos,  por consiguiente debe ser integral, es decir, debe prerparar a los niños de ambos sexos tanto para la vida intelectual como para el trabajo, con el fin de que todos puedan llegar a ser hombres completos.”[11]

El teórico ruso afirmará que “al lado de la enseñanza científica o teórica, debe haber  necesariamente la enseñanza industrial o práctica. Solo así se forma el hombre completo: el trabajador que comprende y sabe”[12]

De esta manera, habrá una unión entre teoría y práctica que ayudará al obrero a liberarse del yugo que impone las cadenas del capital y la autoridad, dejando por sentado la importancia de la educación industrial tan olvidada por el estado y la sociedad.

Esta educación fue dividida en dos partes: “la general que le daría a los niños los conocimientos básicos acerca de las industrias, así como la idea de que son parte material de la civilización y de la totalidad del trabajo humano. En la segunda parte, adquiriría el saber de las industrias en forma particular. Al lado de la enseñanza científica e industrial se desarrollaría en paralelo la enseñanza práctica basada en una moralno divina sino humana: el respeto a la libertad, desprecio por la autoridad, el trabajo como la condición suprema de la dicha humana.”[13]

Por lo anterior “toda educación racional no es en el fondo más que esa inmolación progresiva de la autoridad en beneficio de la libertad, el objeto final de la educación no deberá ser más que el de formar hombres libres y llenos de respeto”[14]

Sin embargo, Bakunin vio la dificultad de llevar a cabo este tipo de educación en la sociedad capitalista pues las clases dominantes evitarían que se formasen individuos críticos, conscientes, libres y revolucionarios. Por consiguiente, la educación libertaria debe ir de la mano de la liberación política y económica ya que “a pesar de nuestro gran respeto por la importante cuestión de la educación integral, declaramos que no es solo la más importante para los pueblos. Lo primero, es su emancipación política, que engendra necesariamente su emancipación económica y más tarde, su emancipación intelectual y moral” [15]

Esa emancipación intelectual basada en la instrucción integral tendrá como actor principal a la escuela anarquista.

Por una escuela antiautoritaria, antiteológica y libertaria.

Bakunin  propone “establecerescuelas para el pueblo, al estilo de academias populares,en las que no se sabrá quiénes son los alumnos o losprofesores, puesto que todos podrán aportar su experienciay sus conocimientos en una especie de fraternidadintelectual entre la juventud instruida y el pueblo”[16] lo que supondrá la destrucción la escuela tradicionalista basada en la perpetuación del statu quo y la lucha de clases. De la misma manera, el teórico anarquista entenderá que la creación de una nueva educación supondrá  varios aspectos: “la capacidadde construir espacios educativos (escuelas, ateneos,etcétera) por parte de los centros anarquistas con mediospropios; la auto organización de los estudios por parte delgrupo, que incluye tanto a alumnos como al profesorado;y la auto gestión de los aprendizajes mediante el esfuerzode los educandos, a través del autodidactismo y de técnicasde investigación y trabajo grupal.”[17]

Por el contrario, Bakunin comprendió que uno de los enemigos de la revolución y de una instrucción integral al servicio de la clase obrera  es la religión pues el clero “seha vuelto amo de toda la educación, de las universidades, delos liceos, de las escuelas comunales”[18] por lo que es necesario quemar esas escuelas de odio y fundar las escuelas de la anarquía. Al respecto, el pensador  ruso se preguntaba: “¿Será preciso, pues, eliminar de la sociedad toda enseñanza y abolir todas las escuelas?  No, de ningún modo, es preciso esparcir a manos llenas la instrucción en las masas, y transformar todas las iglesias, todos esos templos dedicados a la gloria de dios y al sometimiento de los hombres, en otras escuelas de emancipación humana”[19


[1]Bakunin, Mijail. La Instrucción Integral. Pequeña biblioteca calamus, scrptorius. 1979. Página 58.

[2]No se considera a Max Stirner defensor de una educación sociopolítica ya que sitúa al individuo en un plano absoluto y rechaza cualquier influencia de la sociedad. De la misma manera, critica la escuela como espacio de sumisión y la figura del profesor como forma de represión.

[3]Bakunin, Mijail. El Patriotismo,  la Comuna de París y la noción de Estado. Biblioteca anarquista Conciencia Libertaria. KolectivoConciencia Libertaria. Página 25.

[4]Ibíd. Página 24.

[5]Mintz, Frank (Compilador). Bakunin. Crítica y Acción. Buenos Aires. Ediciones Utopia Libertaria. 2006. Página 12.

[6]Kropotkin, Piotr.La Conquista del Pan. Biblioteca anarquista Conciencia Libertaria. KolectivoConciencia Libertaria. Página 85

[7]Bakunin, Mijail. La Instrucción Integral. Op. cit. Página 39.

[8]Ibíd. Páginas 29-30.

[9]Pierre Joseph Proudhon citado por Martín Alberto Acriy María del Carmen Cácerez en La Educación Libertaria en Argentina y en México (1861-1945).Buenos Aires. Ediciones Utopia Libertaria. 2011. Página 42.

[10]Acri, Martín Alberto y Cácerez, María del Carmen. La Educación Libertaria en Argentina y en México (1861-1945).Buenos Aires. Ediciones Utopia Libertaria. 2011. Página 42.

[11]Bakunin, Mijail. La Instrucción Integral. Op. cit. Página 47.

[12]Ibíd. Página 49.

[13]Acri, Martín Alberto y Cácerez, María del Carmen. Páginas 46-47

[14]Bakunin, Mijail. Dios y el Estado. Buenos Aires. Editorial Proyección, 1971.Página 102.

[15]Bakunin, Mijail. La Instrucción Integral. Op. cit. Página 59.

[16]Noa Cuevas, Francisco José. Anarquismo y educación.La propuesta sociopolítica de la pedagogía libertaria. Madrid. Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo. 2003. Página 97.

[17]Ibíd. Página 86.

[18]Bakunin, Mijail. Estatismo y anarquía. Buenos Aires. Ediciones Utopia Libertaria. 2004. Página 83.

[19]Bakunin, Mijail. Dios y Estado. Op. cit. Página 102.

Seminario Militante Universidad Pedagógica Nacional / Proyecto de investigación:    Anarquismo, Educación y Pedagogía / Relatoría Sesión No. 2: MijailBakunin: La Instrucción Integral. / Primer Bloque Temático: Reflexiones Teóricas y Experiencias/ Martes 18 de Septiembre de 2012/ Por Yesid

Se da inicio a la sesión con la lectura de la ponencia Mijail Bakunin: La Instrucción Integral por parte del compañero Rafael. Terminada la lectura, se abre espacio a una ronda de preguntas e intervenciones acerca de la ponencia. Se manifiestan varios puntos de vista y se recalca la importancia de una educación libertaria, también se habla de  diferentes formas de opresión, por ejemplo  las que crea el dinero y la iglesia, y que operan de distinta forma. Algunas intervenciones hacen critica a Bakunin puesto que él ve la educación como un fin y no como un medio para la revolución. Se deja en claro que la educación es base fundamental para la emancipación. Preguntan el porqué se niega la autoridad y se expone que es necesaria su abolición para generar una mejor convivencia pues la autoridad crea la explotación del hombre por el hombre, también genera la perdida de la autonomía y de nuestra propia vida, se termina viviendo lo que las demás personas crean para nosotras o la que nos obligan ha vivir, también se ve la identificación con el Estado. Comentan que el cambio social se logra a partir de la emancipación del pensamiento. Hay varios planteamientos frente al papel docente, el rol que debe jugar haciendo practica de una educación para la revolución; se detectan problemas a la hora de ejercer dicho papel pues la escuela de hoy día es una institución que rinde a los intereses del capital y del Estado. Vimos necesario que el  aprendizaje no solo se limite al aula de clase sino que cualquier sitio es apropiado para aprender.

Se cierra la ronda de intervenciones se da lectura al texto Experiencia del Orfanato de Cempuis. Una vez terminada la lectura se forman 4 grupos de 4 personas a los cuales se le reparten unas determinadas preguntas con las que pudimos concluir que la educación debe ser integral de la cuna a la tumba, emancipadora, un espacio donde la maestra aprenda de su estudiante y la estudiante de la maestra, donde el papel de la educadora deba ser el de orientador. “De que sirve educar para la ciencia y la tecnología si no se educa para el sueño y la utopía” con esto se cierra la sesión.

La compañera Ingrid hace la invitación a las siguientes sesiones y demás seminarios  ver horarios en https://centrodeinvestigacionaccionlibertaria.wordpress.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s